Rey Don Pelayo ūü§ī¬°Historia de Nuestro Emblema en Asturias! Saltar al contenido
Confitería Collada Regalos, Recetas y Productos Gourmet

Historia de Nuestro Rey Don Pelayo ūü§ī

24 septiembre, 2019



¬°Hola amigos y amigas! Debido al gran √©xito que ha tenido nuestro post sobre la batalla de Covadonga, hemos indagado un poco m√°s sobre la historia de uno de nuestros emblemas de nuestra ciudad Gij√≥n, y por si fuera m√°s importante para nosotros, nuestra Confiter√≠a Collada de productos gourmet est√° situada detr√°s de la estatua del Rey Don Pelayo en Gij√≥n, por no hablar de ¬ęnuestro dulce t√≠pico el Pelayin¬Ľ.



ūü§§¬†En resumen, este personaje hist√≥rico tiene mucho que ver, tanto para la vida de nuestra ciudad como para nuestra propia empresa. Por ello vamos a intentar explicar nuestro punto de vista desde el respeto a este hombre que tanto hizo por nuestra comunidad aut√≥noma Asturias y nuestro pa√≠s.

Video Explicativo



Cómo siempre que podemos nos gusta documentar lo que contamos con videos, os dejamos este video explicativo sobre el Rey Pelayo que nos pareció interesante. Si quereis dejarnos vuestra opinión dejamos abierta la seeción de comentarios ¡Vamos allá!

Introducción a quien era Don Pelayo



¬ęPelayo o Pelagio, Pelagius en lat√≠n, Pelayu¬Ľ¬† result√≥ ser un asturianu, el cual fue considerado el primer monarca del reino de Asturias, que rigi√≥ durante 19 a√Īos.

El comienzo u origen a√ļn sigue siendo controvertido, aunque en la actualidad la mayor parte de los investigadores no lo consideran un noble visigodo, sino un caudillo astur.

Estas crónicas que lo afirman fueron redactadas casi dos siglos después de su muerte. Las crónicas majéense y rótense lo presentan como espadero de los reyes Witiza y Rodrigo, esto quiere decir, miembro de su guardia personal.

Alrededor del siglo XIII, Lucas de Tuy realmente afirmaba, que era nieto del monarca Chindasvinto e hijo de Favila, por lo que estaría emparentado con Rodrigo, que a su vez era hijo de Teodrofredo, hermano del padre de Pelayo.

Pelayo, el gran caudillo astur

Alrededor del a√Īo 690 fue el nacimiento del Rey Don Pelayo, en el extremo occidental de Cantabria, en Cosgaya. Y la historia sobre algunos datos que se conocen de √©l viene recogido en dos cr√≥nicas del siglo IX, una denominada ¬ęla Albeldense¬Ľ y otra la ¬ęCr√≥nica de Alfonso III¬Ľ (esta con dos versiones, la Rotense y ¬ęa Sebasti√°n¬Ľ).

Historia Rey Don Pelayo

Famila de Don Pelayo

El padre del Rey Don Pelayo ser√° el duque visigodo F√°vila, el cual est√° refugiado en el norte al estimar asfixiante el dominio musulm√°n sobre Toledo, sin embrago en este punto ya hay evidencia que sin duda hay controversia.

Don Pelayo es presentado como un caudillo importante en la zona como para congregar bajo su mando a las tropas del Ducado de Asturias y enfrentarse a los musulmanes. Se resalta que la  historia más canónica asegura que la formación y origen  de la rebelión fue y estuvo de forma negativa al pago de impuestos a los musulmanes, lo cual fue en  una región que nunca se había plegado a imposiciones fiscales, ni con romanos ni con visigodos.

Su participación en la batalla de Guadalete es solo una hipótesis si bien ello justificaría su escapada por los montes de Asturias, donde organizó la resistencia y fue escogido caudillo por los que le proseguían. Conforme otra versión de la crónica alfonsina la Rotense y los Analectes de al Maqqari, Pelayo estuvo en Córdoba como rehén en tiempo de al Hurr, urbe a la que fue mandado por Munnuza, gobernante árabe de Gijón, y de la que escapó.

Asturias, un territorio angosto

Se podr√≠a decir que el Rey Don Pelayo resid√≠a en Asturias, disfrutando de tranquilidad y responsabilidad pol√≠tica, pero como siempre en parte sometido a la autoridad del prefecto musulm√°n de Gij√≥n, cuando fue elegido por los refugiados godos para liderar la insumisi√≥n contra los musulmanes, seg√ļn la cr√≥nica de ¬ęla Albeldense¬Ľ.

No fue por nada la versión Rotense de la Crónica de Alfonso III, porque esta cuenta y narra un gran variedad de razones, las cuales se cruzan y rozan lo novelesco, por lo que Don Pelayo acabó al frente de la resistencia.

Enamorado el prefecto de Gijón de la hermana de Don Pelayo, decidió enviar al caudillo local a Córdoba y para luego tomar la decisión de casarse con esta joven, cuyo nombre se omite.

Esta traici√≥n ocasion√≥ que el cristiano huyera de C√≥rdoba, para acto siguiente regresar a Asturias evitando a toda costa a las tropas musulmanas que fueron en su b√ļsqueda.¬† Par√° cuando la llegada de √©l Rey Don Pelayo al territorio astur, result√≥ que coincidi√≥ con la¬† gran celebraci√≥n con respecto a una asamblea popular en la que se eligi√≥ al fugado cristiano como pr√≠ncipe de aquella tierra.

Rey Don Pelayo

Una región protegida

Y es que el hecho que fuera verdad lo de la fuga, no le quita¬† importancia a esta¬† causa m√°s probable del levantamiento: una regi√≥n que fue protegida por la accidentada geograf√≠a que se niega a pagar tributo al nuevo poder. Para entonces la rebeli√≥n ya hab√≠a empezado, y es que seg√ļn S√°nchez-Albornoz, en el a√Īo 718.

Pero esto no fue hasta cuatro a√Īos despu√©s cuando los musulmanes, envueltos en otros frentes, realizaron¬† una expedici√≥n de castigo a cargo del general Alkama y el Obispo Oppa. Por eso fue que los principales y primeros¬† encuentros se saldaron con victoria de la musulmana, esto ocasionado¬† hasta el punto de aislar a los cristianos detr√°s de la fortaleza natural de los Picos de Europa.

Pero por esta raz√≥n es que se ocasion√≥¬† la perdici√≥n de las grandes y fuertemente huestes musulmanas, aunque esta cantidad de n√ļmero¬† resulta dif√≠cil calcular y la Cr√≥nica de Alfonso III eleva hasta la irreal cifra de 187.000 hombres.

Los 300 Astures

Unos 300 hombres hicieron atraer al enemigo hacia la zona más angosta del monte Auseva y por esto fue que se  aprovecharon en su beneficio lo estrecho de este escenario para presentar combate.

En momentos importantes fue que la rebeli√≥n habr√≠a comenzado, y adem√°s, S√°nchez-Albornoz, en el a√Īo 718,¬† no fue luego de¬† hasta cuatro a√Īos exactos cuando los musulmanes, atrapados por de alguna forma llamarlo, en otros frentes, acometieron una expedici√≥n de castigo a cargo del general Alkama.

Result√≥ que los astures se ubicaron¬† en la cueva excavada en la roca del Auseva y tambi√©n¬† en las escarpaduras de las monta√Īas que flanquean el valle para emboscar a los musulmanes.

Las narraciones cristianas incluyen unas explicitas y detalladas atribuciones divinas, pero convergen, como por ejemplo  los testimonios de los historiadores árabes, que la victoria cristiana supuso la muerte del general Alkama y que el obispo Oppa, y  además de estos otros personajes importantes, fueran hechos prisioneros.

Covadonga, un relato controvertido

Debido a que las  fuentes cristianas, exageraron  la victoria,  y luego  también introdujeron componentes  que fueron realmente legendarios con una especie de  intención subliminar de los comienzos y orígenes de los nuevos reinos que surgieron  al principio de la Reconquista;  por eso, tanto como  en los textos musulmanes disimularon la derrota,  y todo esto sin poder negarla completamente.

Un aspecto resaltante fue el del¬† silencio m√°s sorprendente, este siendo protagonizado por¬†¬† la ¬ęCr√≥nica Moz√°rabe¬Ľ, del a√Īo 754, por la cual, se puede justificar por el nulo y casi¬† escaso e inexistente eco, y este¬† entre los c√≠rculos cordobeses habr√≠a tenido una derrota acontecida en un lejano y apartado lugar de la frontera norte√Īa.

Con aquella rebeli√≥n se comenz√≥ como tal el primer n√ļcleo local de forma y manera independiente del poder musulm√°n con centro en Cangas de On√≠s, el principio y origen de una dinast√≠a de reyes llamados a ganar terreno a las fuerzas isl√°micas.

Don Pelayo

¬ŅPorqu√©?

Las primeras dos y m√°s importantes cr√≥nicas concuerdan en la dataci√≥n de la muerte de Pelayo en el a√Īo 737, tras diecinueve de reinado, enfocando que sucedi√≥ en Cangas. No lo hizo como un pr√≠ncipe godo que refund√≥ el reino visigodo, sino como el Rey de un nuevo reino.

El¬† antrop√≥nimo Pelayo no es germ√°nico, sino que este viene del¬† lat√≠n Pelagius, lo cual se√Īala¬† a un origen hispanorromano del personaje. Y adem√°s,¬† este¬† nombre era utilizado con profusi√≥n por los habitantes del noroeste de Hispania.

Unas relevantes informaciones, las cuales dadas por la documentación no cronística, describen a un personaje que está entrelazado  a Asturias de antiguo que posee propiedades fundirías como tal en la región, lo que resulta muy difícil de explicar para un refugiado godo recién llegado desde Toledo.

El testamento

En un presunto testamento narrado por Alfonso III, del a√Īo 869, hizo que el rey Magno donara al presb√≠tero Sisnando la iglesia de Santa Mar√≠a de Tenciana (Ti√Īana, Siero) y que adem√°s¬†¬† su t√≠o Alfonso II hab√≠a obtenido de su bisabuelo, lo que vincula territorialmente a Pelayo con el Castillo de Fozana¬† daba a considerar una de las primeras fortalezas construidas por las √©lites astures.

El colapso Romano

Luego de un fuerte colapso romano, cuando la documentación tras el colapso cronística refiere a los primeros momentos de Pelayo, este no lo realiza de una manera o forma  como si de un príncipe godo que restaura el reino perdido de Toledo se tratara, sino como al prínceps del Asturorum regnum, si entendemos que lo lógico hubiera sido considerarlo rex del Gothorum regnum Asturae.

En algunos a√Īos como en 812, y en el siglo IX, un escrito mejor¬† conocido como Testamento de Alfonso II (Testamentum Ecclesiae Sancti Salvatoris) da √©nfasis para expresar¬† la misma idea: Pelayo es rey de los cristianos y astures.

Las crónicas árabes, realmente muy poco de manera interesadas en manipular su ascendencia, dan una importante atribución a los orígenes astures a Pelayo, y se refieren a él como Belay al-Rumi, esto es Pelayo el romano en alusión a su origen no godo.

Al Maqqari¬† comenta de un infiel denominado¬† Pelayo, natural de Asturias y aparte de esto, que con √©l empieza una nueva dinast√≠a que reina sobre un pueblo nuevo. Ibn Jald√ļn termina concluyendo¬† que Ibn Hayyan dice que son descendientes de los godos, m√°s tal opini√≥n es err√≥nea.

La elección Astur

Una poderosa elección por los astures rebeldes al nuevo poder invasor de un caudillo militar en el concilium del monte Auseva en el 718, da cambio y una gran marca con un sello indigenista y famoso por los orígenes del asturorum regnum.

Este legitimismo indigenista de base, que empezó a asomarse en los textos y escritos cronísticos desplazado por el neogoticismo de forma  oficial, esto  ha dado un espacio a recientes interpretaciones históricas que hacen de Pelayo un caudillo local astur siendo elegido en la asamblea de jefes de linaje.

La transmisión de poder

El hecho de que la transmisión del poder en el seno de la monarquía asturiana, realmente se estaba ejecutando siguiendo reglas de origen celta,  y es que por esta razón residuos de una anterior estructura matriarcal inimaginable en el derecho sucesorio germánico.

La mujer de forma algo frecuente transmitía unos resaltantes derechos hereditarios al marido, como están hechos en los casos de los reyes Alfonso I y Silo, que acceden al poder gracias a sus esposas Ermesinda y Adosinda, ambas de la familia de Pelayo.

A partir de la derrota de Nepociano a manos de Ramiro I de Asturias, es que pasa lo esperado, porque se impone la sucesión por línea patrilineal.

Muerte de él Rey Don Pelayo

En la historia, se cuenta y narra que el rey don Pelayo muri√≥ en Cangas de On√≠s, donde ten√≠a su corte, en el a√Īo 737.

Su cadáver obtuvo sepultura en la iglesia de Santa Eulalia, en Abamia, ubicada en la localidad asturiana de Abamia, en la que previamente había sido sepultada su esposa, la reina Gaudiosa.

Por eso es que en un lado del evangelio de dicha iglesia, se conserva en la actualidad el sepulcro, vacío, que contuvo los restos del rey y enfrente, para después ser colocado en el lado de la Epístola, está  el que contuvo los restos de la esposa de don Pelayo.

El cronista Ambrosio de Morales dejó constancia en su obra de que Alfonso X el Sabio, rey de Castilla y de León, ordenó trasladar los restos del rey don Pelayo y los de su esposa a la Santa Cueva de Covadonga.

¬ŅDonde descansa Pelayo?

Se halla en una cavidad natural de la Santa Cueva de Covadonga, e introducidos en un t√ļmulo de piedra, dan un buen¬† reposo en la actualidad sobre¬† los restos del rey don Pelayo,¬† y por supuesto, los de su esposa y los de Ermesinda, hermana del rey. En el sepulcro se encuentra esculpida la siguiente inscripci√≥n:

‚ÄúAQVI YACE EL SE√ĎOR REY DON PELAIO, ELLETO EL A√ĎO DE 716 QUE EN ESTA MILAGROSA CUEBA COMENZO LA RESTAURACI√ďN DE ESPA√ĎA BENCIDOS LOS MOROS; FALLECIO A√ĎO 737 Y ACOMPA√ĎA SS M/gEr Y ErMANA‚ÄĚ

Tampoco la parte esencial donde numerosos historiadores han cuestionado la autenticidad del traslado de los restos del rey don Pelayo y de su esposa a Covadonga.

Matrimonio y descendencia              

Este se marca como el día esperado para una boda, porque el gran Rey Don Pelayo contrajo matrimonio con Gaudiosa y fruto de su matrimonio nacieron dos hijos.

Uno de sus hijos fue Favila de Asturias (m. 739). Que este hijo  fue el segundo rey de Asturias. Contrajo matrimonio con Froiluba y fue sepultado en la iglesia de la Santa Cruz de Cangas de Onís.

Se contrajo el famoso matrimonio con Alfonso I, tercer rey de Asturias e hijo del duque Pedro de Cantabria. Esta resaltante tradición  sostiene  que sus restos reposan en la actualidad en la Santa Cueva de Covadonga junto a los de sus padres y los de su esposo.

Conclusión Final

Bueno amigos, despu√©s de este super resumen de la historia de nuestro Rey Don Pelayo solo nos queda despedirnos. Espero que si pas√°is por Gij√≥n veng√°is a visitarnos precisamente detr√°s de la estatua de Don Pelayo y prob√©is uno de nuestro ricos dulces t√≠picos de Asturias ¬ęEl Pelayin¬Ľ.¬† Un saludo y nos vemos en los pr√≥ximos art√≠culos.